Anime

Yuri!!! on Ice: Reseña del capítulo 10

Hola a todos, siento que esta sea la primera reseña de este anime tan fantástico del que ya hablé en el artículo “Yuri!!! on Ice: el anime que ha hecho historia”. Pero bueno, aunque llegue algo tarde (y no vaya a hacer reseña de los anteriores dado que no podría resistir la tentación de poner spoilers) este es el primero de tres artículos, que dedicaré a reseñar y analizar los capítulos diez, once y doce.

AVISO: Esta reseña contiene spoilers del capítulo

Primero que nada, decir que el hecho de que este capítulo haya sido narrado por Viktor es un puntazo. Hasta ahora habíamos tenido el punto de vista de Yuuri, que está muy bien. Pero oír los eventos en boca de Viktor ha sido un giro inesperado y muy interesante.

Este capítulo, que transcurre en Barcelona, empieza con Viktor contando que ha pasado su vida ignorando dos L, “love” y “life”, pero que ahora con Yuuri las ha encontrado. Esto viene seguido de una breve descripción de los finalistas, cortesía de Viktor. Cualquier capítulo cargado de historia es un buen capítulo, y en este breve inciso se nos cuenta un poco de cada uno.

Podemos ver lo… intensas… que son las fans de Yurio, así como descubrir algo más de información del misterioso Otabek. En concreto descubrimos su pasado con Yurio, y somos testigos del principio de una hermosa amistad. Además las aventuras de Phichit y los selfies siguen, esta vez, con el palo de selfie incluido.

arrow_back
arrow_forward

Una de las escenas más tiernas, es cuando Viktor y Yuuri están de compras y Yuuri le pregunta a Viktor que quiere por Navidad. Yuuri decide en un impulso que ya sabe cuál es el mejor regalo, y entra en una joyería. Y aquí es cuando todos nos quedamos con la misma cara que Viktor, porque Yuuri compra dos anillos de matrimonio. Al más puro estilo de película romántica, se ponen los anillos el uno al otro frente a la Sagrada Familia.

Por si alguien aun albergase dudas de que tipo de relación une a este par, lo dejan bien claro un par de escenas más adelante. Se encuentran con Mari y Minako, que han ido a apoyar a Yuuri en la final. Estas están viendo como dentro de un restaurante Yurio y Otabek disfrutan de un té. Les piden a ellos dos que las presenten y acaban comiendo todos juntos. En algún punto entre escena y escena también se unen Phichit y Chris.

Mientras todos están comiendo, comentan el espectáculo que dio Yuuri en el banquete de gala del GP pasado, emborrachándose y arrastrando a los demás a un concurso de baile improvisado. El pobre japonés no se acuerda de nada, y mientras los demás se enseñan videos y fotos de la fatídica noche, Phichit se da cuenta de los anillos. Su reacción es la que cabría esperar, gritar “¡Vivan los novios!” y levantarse en medio del restaurante a gritar que su mejor amigo se ha casado y que todo el mundo les aplauda.

Yuuri intenta decir que no se han casado, pero apenas se le oye entre vítores. Sin embargo, y aquí es cuando si prestabas atención podías oír a los fans gritar de fondo, Viktor dice que son anillos de compromiso, y que se casarán cuando Yuuri gane oro.

Las reacciones son casi mejores que cuando creían que se habían casado. Porque declarar que alguien va a ganar estando frente a cinco de los seis finalistas no es muy buena idea. Todos ponen más o menos la misma mirada asesina, que es interrumpida cuando JJ y su prometida aparece, queriendo llevarse el protagonismo al decir que será él quien gane oro y se case. Los demás directamente le ignoran, en una escena bastante cómica.

En los últimos capítulos que han salido, JJ está demostrando ser un ser bastante desagradable (Viktor llega a llamarle “intratable” en su descripción al principio). Ha sido el único en hacer un comentario sobre roles de género, se ha metido con las fans de Yurio y básicamente es un egocéntrico. Seguro que incluso cree que el anime se llama “JJ on Ice”.

Pero las escenas bonitas no acaban ahí. Tenemos al final un momento en que Viktor está en la playa, contemplando su anillo, cuando es increpado por Yurio. Tienen una conversación que puede sonar algo extraña, pero hay que tener en cuenta que Yurio es solo un chaval de 15 años, así que sus reacciones exageradas son entendibles. De todos modos, Viktor cierra el capítulo diciendo que no solo él ha conseguido esas dos L gracias a Yuuri, y es un final bonito.

Este capítulo, al igual que el anterior, no acaba con el ending. Pero donde en el cap 9 tuvimos la escena de reunión en el aeropuerto, aquí podemos ver las fotos que los demás patinadores tomaron de Yuuri en el banquete. Solo digo que ahora ya sabemos en qué se inspiró Viktor al darle la rutina de “Ai ni tsuite: Eros”. Y para acabar, nos deleitan con una escena, también durante esa noche, que da completamente la vuelta a la historia y hace que ahora se pueda volver a ver desde el capítulo 1 con otros ojos.

En resumen, un capítulo genial, que ha sido Trending Topic a nivel mundial durante un día entero. Espero con ansias el próximo (y escribir su reseña).

En cuanto a predicciones para el próximo capítulo y teorías, tenemos claro que los dos que quedan vamos a ver los programas cortos en el once y los libres en el doce. Pero quién ganará es algo que no se puede predecir. Probablemente no será JJ porque a estas alturas viene a ser el antagonista, y lo pintan demasiado perfecto. Aunque también es cierto que nunca hemos visto ni a Yuuri ni a Yurio hacer las dos puntuaciones perfectas. En la copa de China, Yuuri hizo varios fallos en el programa libre, al igual que le pasó en la copa Rostelecom. En cuanto a Yurio, en la Rostelecom falló en su programa corto. Así que tal vez uno de ellos (o los dos) al no hacer fallos pueda quedar delante de JJ. Pero para eso tendremos que esperar dos semanas.

¿Te gustó el capítulo? ¿Tienes alguna teoría? ¿Quieres contarnos tu momento favorito? ¡Deja un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *