Perversión Cúbica
Fueron días duros. Tras despertar en aquel desconocido lugar, pensé que iba a morir de hambre, ineptitud o soledad. Pero aquí estoy, tengo una escueta casa de madera (talada con mis propias manos), un sencillo huerto y mis dos vacas. La vida es feliz y…