Análisis PC

Jalopy – Analisis

Deseo
Es lo que guía cada acción, cada meta y lo que nos hace querer seguir siguiendo un camino no importa cuanto cueste.
Todos tenemos un deseo, algo que nos lleva por nuestras vidas. También aplica si eres menor en forma de aspiraciones y objetivos basados en un deseo. El problema en este caso es que cuando eres menor de edad puedes llegar hasta cierto punto sin dinero. Pero si tienes suerte a veces tus familiares te ayudan a conseguirlo. O por lo menos te dan un empujoncito.

Jalopy maneja por la mejor parte bien esta idea, es un juego en la que tienes que cruzar en un auto llamado Laika 601 que te da tu tío y arreglártelas para cruzar Alemania.

Es un simulador de manejo, pero lo que lo destaca sobre otros es como maneja el vinculo entre tu vehículo y tu, Jalopy no te pone en una fantasía de poder, arreglando tu auto hasta que tenga alas, vuele y pase las 88 millas por hora, sino que te da un auto que le falta una puerta, no pasa los 90 kilómetros por hora y te dice que cruces un país entero.

Tu auto se va deteriorando con el uso, gastara batería si no apagas las luces antes que el motor y se romperá mas rápido si chocas. Para seguir adelante debes manejar tu dinero recogiendo cajas que encuentres en el camino, que contienen contrabando y las puedes vender en algunos locales, con el dinero compras nafta, pagas una noche en un hotel, y una vez pasado el tiempo puedes hasta renovar tu auto y agregarle accesorios.
Jalopy de-construye como te transportas en un videojuego, empiezas a ceder comodidades y concentrarte en lo que tienes, tienes que cuidarla y le tomas cariño, la arreglas, hasta la mejoras y se va transformando y vives el cambio.
Y puedes mirar atrás y ver que tanto tu persona y tu maquina cambiaron, y de esa pequeña manía sacas placer.

Y no te creas que por que es un videojuego te va a ayudar, no, este juego tiene el valor de ser una experiencia extremadamente tediosa en el mejor de los sentidos.
Cada acción la haces tu, si te piden el pasaporte no te dicen “pulsa X para entregar pasaporte, esto depende de tu nivel de carisma” sino que agarras, abres la ventana y se lo entregas, y podes quedarte 15 minutos entregando un pasaporte a una ventana cerrada si no pones atención (le paso a un amigo, lo juro). Si no estas atento y te quedas en medio de la ruta sin nafta por que no llenaste un tanque extra, entonces te pasas 100 millas caminando con un tanque para llegar a una estación de servicio, y que te pregunten: ¿Con que vas a pagar esto? Y darte cuenta que dejaste la billetera en el auto, y todo eso se acumula para cuando ya paso un tiempo, poder tener la plata para re modelar tu auto en algo decente, y llegar a tu destino sabiendo que tu y tu auto han sido moldeados por la experiencia.

El problema con Jalopy es, volviendo al principio, el deseo. Jalopy esta ambientado en lo que se da a entender después o en el medio de la segunda guerra, e intenta capturar una época, los jugadoras que lo entienden lo aman por poder capturar ese periodo en el tiempo, y si ese es el caso no busques mas, el problema es que a Jalopy le falta un deseo.

A ver, que el objetivo es atravesar Alemania: Al iniciar el juego tu tío te da las llaves del auto y te dice que atravieses el país y esa es su voluntad, no la tuya. Ahí no me muestran ningún incentivo para irme de ahí, nadie esta en peligro, no busco nada al llegar, no necesito escapar de nadie, por ende, no siento la necesidad de viajar. Que ni siquiera es por placer por que no puedo ir a donde yo quiera pero desde mi ignorancia no le veo el punto de este viaje.

Actualmente Jalopy esta en Acceso temprano, actualizándose constantemente y poniendo nuevos lugares, ambientes, autos abandonados, etcétera. Si te llama la ambientación, te atrae el viaje o te gusta el rol y armarte una historia Jalopy es muy recomendado. Pero para mejor o para peor Jalopy no es un viaje cualquiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *