Nintendo Videojuegos

La Pokecorrupción #000 ¿Qué es?

Primero que nada aclarar que esta especie de “creepypasta” es original, pero un poco cutre.

El Team Rocket ha tratado de clonar a una serie de Pokémon, pero a pesar de la gran inversión y a todos los científicos que trabajaban para ellos los resultados no eran positivos. Los clones eran mucho más débiles que sus versiones originales y a menudo sufrían malformaciones o eran mentalmente inestables. Durante años estos intentos fallidos fueron estudiados hasta que el Team Rocket tuvo una idea.

Si los Pokémon eran mejorados genéticamente antes de ser clonados era probable que los resultados mejorasen. Tras estudiar el fenómeno de la megaevolución y los clones fallidos crearon una piedra a la que exponían a los Pokémon para forzarlos a cambiar de forma, aunque a veces se requerían condiciones especiales. Se llamo a esta piedra “RocketST1”. El primer experimento se realizo sobre un Raticate, el cual comenzó a cambiar su pelaje y desarrollo fotosensibilidad. Tras una semana se determino que el cambio era mayor del planeado. Raticate había dejado de andar a dos patas y había comenzado a atacar a sus compañeros. Cuando se le inmovilizó se le llevó a la cámara de clonación y se procedió a realizar el experimento. El resultado fue sorprendente.
Los clones de Raticate no solo estaban sanos y libres de la mutación de la ST1, eran mucho más inteligentes que el resto de su especie. Comenzaron a experimentar con otras especies Pokémon y a clonarlas con exitosos resultados.
Pero dos meses después los Pokémon expuestos a la ST1 fueron liberados y una cantidad indefinida de muestras desaparecieron de los laboratorios. El Team Rocket al completo se movilizó para recuperarlas, pero era tarde, las noticias acerca de Pokémon con extraños comportamientos comenzaron a inundar las calles. Actualmente se tiene constancia de cerca de dos docenas de casos, pero cada día hay nuevos rumores por confirmar.

¿Qué nos depara el futuro? ¿Será el fin de los Pokémon tal y como los conocemos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *